Visite Hoteles de México
 
Mis Viajes
Mi perfil
Solicitar Factura
 
 
Reservaciones:
MÉXICO: 01 (612) 175 0860
Desde fuera de México: +52 (612) 175 0860
 

Selecciona un Estado:

Seleccione uno de los estados de la lista para ingresar a mas información.

 

Quintana Roo

Lugares para Visitar

Riviera Maya

La Riviera Maya es una de las zonas arqueológicas más importantes de México, fueron estas tierras las que habitaron los Mayas, sin duda la civilización más avanzada del continente americano precolombino. Las zonas arqueológicas que destacan son: Xcaret, ruinas Mayas y parque acuático, Dzibanché, Oxtankah, Cobá, Kohunlich, Xel-Há y Tulúm.

Tulúm

Tulúm es uno de los sitios más antiguos registrados y conocidos por el mundo occidental, pues en 1518 ya había quien narraba sobre la misteriosa ciudad Maya con una torre, que indudablemente era El Castillo de Tulúm, el cual en aquel tiempo aún era ocupado por los habitantes de esa jefatura independiente. Datos históricos del siglo XVI designan al sitio con el nombre de "Zamá", tal vez haciendo referencia a la palabras Mayas "mañana" o "amanecer", lo cual es muy coherente ya que el sitio se encuentra emplazado en la porción más alta de la costa oriental, en donde justamente contemplar el amanecer es un espectáculo especialmente bonito. El nombre de Tulúm, por tanto, parece ser relativamente reciente. Traducido al español como "muralla" o "palizada", en clara alusión a la muralla que aquí se conserva, este nombre parece haber sido empleado para designar a la ciudad cuando ya se encontraba en ruinas, y es precisamente con este nombre con el que es consignado en el siglo XIX, cuando es redescubierto completamente abandonado.

Se localiza 128 kilómetros al sur de Cancún y es fácilmente accesible a través de la carretera federal 180, desde Cancún existen numerosas agencias de viajes que organizan visitas guiadas y las líneas locales de autobuses ofrecen un servicio regular entre estos dos puntos.

Los edificios actualmente visibles en Tulúm, pertenecen en su totalidad al último periodo de ocupación prehispánica de la Península de Yucatán. De acuerdo con los estudios arqueológicos publicados en los últimos años, existe evidencia suficientemente consistente para asegurar que Tulúm habría sido una de las principales ciudades mayas de los siglos XIII y XIV funcionó políticamente como un asentamiento independiente del dominio de otras provincias, hasta prácticamente la llegada de los españoles en el siglo XVI, cuando fue definitivamente abandonado.

Al encontrase con el antiguo asentamiento prehispánico, el visitante podrá ver los edificios que en su momento constituyeron el núcleo principal (ceremonial y político) de la ciudad, monumentalmente delimitados por la muralla mejor conocida del mundo Maya. En el entorno de esa muralla, en un área que actualmente no puede ser visitada, se encontraba un enorme número de casas construidas de madera y palma, de las cuales hoy prácticamente no se conserva ninguna evidencia.

Finalmente, debe destacarse la importancia del área de playa, en donde seguramente habrían atracado las naves Mayas dedicadas al comercio en torno a la península, y que hoy constituye el área más visitada del asentamiento arqueológico.

Tulum es el sitio arqueológico más conocido y publicitado de Quintana Roo, el cual no puede faltar en el itinerario de cualquier visitante a la zona. Aunque se le conoce más por la belleza de sus playas, debe insistirse en la importancia de sus pinturas murales y en el interesante arreglo urbano de sus edificios. La cuota de acceso es de $20.00 y el horario de visita de 08:00 a 19:00 horas durante el verano y de 07:00 a 18:00 horas durante el invierno, de lunes a domingo. No debe dejar de mencionarse que es necesario estacionar los vehículos en el estacionamiento del centro comercial, lo cual requiere el pago de una cuota adicional, no controlada por el INAH; el trayecto de cerca de 1 kilómetro ubicado entre el estacionamiento y la entrada al sitio, puede hacerse a pie o a bordo de un pequeño tren (tampoco relacionado con el INAH), cuya tarifa es de $10.00.

Xcaret: ruinas Mayas y parque acuático

Xcaret es uno de los sitios más notables de la costa oriental de Quintana Roo, especialmente por su ubicación estratégica en una de las caletas más importantes de la zona. Su nombre precisamente significa "caleta", aunque se piensa que su nombre original era P'ole', que posiblemente se derive de la raíz P'ol, que se relaciona con la mercadería, trato y contrato con comerciantes, lo cual seguramente se refiere a la importancia económica del sitio.

Se localiza 55kms. Al sur de la ciudad de Cancún y 5 kms. Al sur de Playa del Carmen. Se accede a través de la carretera federal 180 Cancún - Chetumal, en donde numerosos señalamientos marcan el acceso al parque y a la zona arqueológica.

Prácticamente la totalidad de los edificios que hoy pueden verse en Xcaret pertenecen al período entre el los años 1000 y 1400 DC. A partir del 1400 se inicia una gran actividad constructiva que origina la aparición de los conjuntos arquitectónicos hoy conocidos y la incorporación del sitio a un enorme sistema de asentamientos costeros prácticamente ininterrumpido a lo largo de varios kilómetros, y que habría incluido a los sitios de Calica ( La Rosita y Rancho INA), Punta Piedra y Kanakeuic, los cuales se encuentran vinculados a través de una innumerable red de muros de delimitación residencial (albaradas) y estructuras habitacionales bajas. A la llegada de los españoles, el sitio aún se encontraba habitado, razón por la cual se construyó allí una capilla católica, hoy explorada.

Cuenta con una gran cantidad de edificios, conjuntos arquitectónicos, templos y murallas; las construcciones realizadas en los últimos años en el entorno del sitio han modificado de manera irreparable el paisaje y contexto original del sitio, no puede dejar de señalarse el interés de los edificios y la extraordinaria belleza de su caleta, para quienes gustan de las visitas turísticas, el parque ofrece diversos atractivos entre los que pueden mencionarse un acuario, un aviario y diversas zonas de diversiones. La entrada al parque tiene una cuota, también el INAH requiere una cuota que incluye exclusivamente la visita a las estructuras arqueológicas con visita guiada en dos horarios: 10 A.M. y 12 P.M.

Dzibanché

El nombre original de este asentamiento Maya se desconoce, “Dzibanché” es el nombre con el que Thomas Gann bautizó al sitio durante su visita de 1927; y significa literalmente "escritura sobre madera" haciendo alusión al dintel de madera que aún se conserva en el Edificio VI.

El enorme asentamiento conocido como Dzibanché ocupa una extensión de poco más de 40 kilómetros cuadrados dentro de la que se localizan diversos conjuntos arquitectónicos de enorme monumentalidad y calidad constructiva.

Se localiza 81 kilómetros al noroeste de la ciudad de Chetumal.

Faltan muchos años de exploraciones en el sitio antes de comprender cual era su funcionamiento interno y relaciones intercomunitarias. Es en el período del año 200 al 600 DC. que Dzibanché se convierte en una gran ciudad y se inicia el desarrollo de los enormes proyectos constructivos que hoy pueden verse. A esta época corresponden la Acrópolis del Conjunto Kinichná, el Edificio I ó Templo del Búho y la primera etapa constructiva del Edificio II ó Templo de los Cormoranes, por citar los más importantes. Durante los años 600 y 800 DC. termina la etapa de construcción de enormes templos basamentos de función ceremonial, pero por el contrario se produce una enorme expansión del asentamiento, a través de la edificación de una gran cantidad de edificios públicos, palacios y casas agrupados en torno a barrios que posiblemente tuvieron implicaciones económicas y productivas. La arquitectura agrícola, manifestada a través de numerosas obras de acondicionamiento y modificación del paisaje, también muestra un desarrollo importante, que evidentemente se asocia al crecimiento poblacional sin precedente que atestiguó Dzibanché en aquel tiempo.

El asentamiento prehispánico está constituido por cuatro grupos arquitectónicos: Tutil, Lamay, Kinichná y Dzibanché, de los cuales sólo los dos últimos han sido parcialmente explorados y pueden ser visitados.

Durante la exploración de estas ruinas se localizó un edificio con una escalera interna que conduce a una cámara que contenía los restos de una mujer de alto status, acompañada de una notable ofrenda con diversos objetos, entre los que destaca una pieza de cerámica con la representación de un búho (que da nombre al edificio), una pieza de alabastro con la imagen de un mono, así como una excepcional concha que muestra a un personaje sentado sobre un trono, y adornado con incrustaciones de jade, acerina, pirita y concha nácar.

Por ser posiblemente el sitio más importante del sur de Quintana Roo, la visita a Dzibanché resulta fundamental para conocer más acerca de la importancia de los sistemas políticos Mayas y el desarrollo arquitectónico y urbanístico que habrían alcanzado desde épocas muy tempranas. El horario de visita de 08:00 a 17:00 horas de lunes a domingo. El pago de la cuota de acceso al conjunto Principal incluye también el de la visita al Conjunto Kinichná.

El sitio cuenta con una unidad de servicios con estacionamiento, sanitarios y un área de expedición de boletos. En la ciudad de Chetumal pueden contratarse los servicios de guías certificados, que ofrecen sus servicios durante las horas de visita.

Oxtankah

El nombre original de este asentamiento se desconoce, sin embargo, se le conoce como Oxtankah nombre dado en 1937 por el arqueólogo Alberto Escalona Ramos a este extenso asentamiento prehispánico ubicado al norte de la ciudad de Chetumal. Recibió esta denominación debido de la gran cantidad de árboles de ramón (Ox en maya) que rodean al sitio.

Se encuentra 16 kilómetros al norte de Chetumal.

Oxtankah parece haberse establecido por primera vez durante el periodo clásico temprano cuando los Mayas construyeron los edificios más importantes de la ciudad, incluyendo templos, palacios, plazas, patios hundidos y edificaciones aisladas a escasos mil metros de la bahía, con el aprovechamiento de una amplia plataforma natural. Para abastecerse de agua dulce, los habitantes del sitio construyeron chultunes y pozos para captar agua de lluvia. La ciudad se extendió hasta los límites de la bahía, incluyendo la Isla de Tamalcab, donde se han identificado diversas estructuras. El sitio arquitectónico de los edificios vincula al sitio con la región Petén, en Guatemala. El tamaño y la importancia de Oxtankah no siempre fueron iguales, ya que algunas porciones quedaron abandonadas siendo posteriormente ocupadas de nuevo y remodeladas mediante ampliaciones de las plataformas y la construcción de nuevos palacios, templos y edificios administrativos sobre los ya existentes. A la llegada de los españoles, la ciudad estaba ocupada por múltiples y modestas unidades residenciales, así como por innumerables bardas de delimitación residencial (albarradas). Después de las primeras incursiones españolas, se edificó la capilla que se encuentra en el extremo norte del sitio, la cual constituye el testimonio más tardío de la historia constructiva de Oxtankah.

Actualmente pueden visitarse las estructuras de dos grandes plazas recientemente intervenidas y el área de la capilla española, explorada a principio de los años ochenta. La Plaza Abejas está conformada por cinco edificios de función ceremonial y residencial. En el extremo oriente de la plaza, se encuentra una plataforma con cuatro cuerpos que sostiene a un templo de un solo recinto. Bajo el piso de ese templo fueron construidas dos tumbas donde se colocaron los cuerpos de dos importantes personajes, acompañados por diversos objetos a manera de ofrenda. Estas tumbas pueden visitarse entrando por la parte posterior de la base del templo.

Del edificio más antiguo pueden apreciarse, en la parte media, dos habitaciones con vestigios de techos abovedados, ubicadas a los lados de las escalinatas de acceso; al oriente se observan los restos de los cuerpos de la plataforma que las sostiene. Desafortunadamente, del último periodo de ocupación de esta estructura sólo se conservan los pisos de dos de las habitaciones que se encontraban en su parte superior, las primeras huellas de la escalinata de acceso y una porción de la fachada principal, que originalmente estuvo ornamentada con estucos modelados y policromados que representaban textos que posiblemente hacían mención a los gobernantes y dioses de la ciudad. Al poniente de la plaza fue edificada una plataforma de dos cuerpos que sostenía a cuatro habitaciones de planta rectangular, a las que se accedía por un intrincado pasillo. En la banqueta que forma la entrada al recinto, los mayas de Oxtankah modelaron un mascarón de estuco policromado acompañado por diversos motivos.

El exterior de las plataformas de varios edificios estuvo recubierto por estucos con los que los habitantes de Oxtankah representaron a diversos personajes, dioses y símbolos, modelados en altorrelieve de gran calidad y colorido.

Por ser el sitio prehispánico más cercano a Chetumal, es una visita obligada para aquel que se encuentre en la capital del Estado. La belleza, buena conservación del bosque de ramones y su cercanía al Mar Caribe, le convierten en un recorrido no sólo interesante en el aspecto arqueológico, sino también en el ecológico y ambiental. El horario de visita de 08:00 a 17:00 horas de lunes a domingo.

El sitio cuenta con una unidad de servicios con estacionamiento, sanitarios, un área para la expedición de boletos y una pequeña sala de exposiciones donde puede visitarse una muestra fotográfica que documenta el avance de las excavaciones recientes. En la ciudad de Chetumal pueden contratarse los servicios de guías certificados que ofrecen sus servicios durante las horas de visita.

Cobá

Situada a 47 km. de Tulúm, Cobá ocupa una superficie aproximada de 100 km. cuadrados. El núcleo principal está formado por los edificios denominados Cobá, Nohoch Mul, Chumuc Nul y Makanxoc. Fue ocupada desde el periodo preclásico hasta el posclásico. Su apogeo ocurrió desde el 800 hasta el 1000 d.C. Entre los años 600 y 800 d.C., se construyó una red de caminos, que unían Cobá con Yaxuna, a 100 km., y con Ixil, a 19 kilómetros.

Se localiza al oeste del poblado y zona arqueológica de Tulúm, en la vecindad del poblado del mismo nombre. Al igual que para otros sitios del área Maya, no existe evidencia epigráfica que permita conocer el nombre que había llevado el asentamiento en la época prehispánica; sin embargo, algunas referencias coloniales y etnográficas del área, permitieron que durante los años treintas del presente siglo se señalara que el nombre del sitio habría sido Kinchil Cobá, en alusión al nombre del Dios solar Maya y de una denominación esencialmente geográfica que se relacionaría con los vocablos mayas "cob" (o "kob"), turbia o picada, y "ha", agua, que formarían la denominación "lugar de agua turbia o picada", seguramente en referencia a los lagos en torno a los cuales fue edificada a la ciudad.

Se ubica en la porción oriental del poblado de Cobá, en el Municipio de Solidaridad, Quintana Roo.

Las investigaciones realizadas a la fecha permiten saber que Cobá tiene una larga historia de ocupación prehispánica, cuando aquí existió un asentamiento de plataformas bajas y construcciones de madera y palma de las que no queda más evidencia que algunos fragmentos de cerámica. Después de esto el área de Cobá tuvo un notable crecimiento demográfico, social y político que habrían de llevarla a convertirse en una de las ciudades más grandes y poderosas del norte de Yucatán. La ciudad de Cobá parece haber ejercido un amplio control territorial, que le habría llevado a dominar todo el norte del actual Estado de Quintana Roo y aún ciertas porciones del oriente de Yucatán.

Evidentemente, este poder sustentó el control de grandes espacios agrícolas e hidráulicos, así como de las rutas de intercambio regional, que posiblemente habrían incluido el control de algunos puertos de importancia, como el de Xel Há. Aunque aún falta mucho por conocer acerca de este periodo, es indudable que en este tiempo, Cobá habría mantenido estrechos contactos con las grandes ciudades de Guatemala y el sur de Campeche y Quintana Roo, como Tikal, Dzibanché o Calakmul, por citar algunos, y que para mantener su poder habría establecido alianzas militares y matrimoniales al más alto nivel.

En este sentido, es particularmente interesante mencionar la existencia de arquitectura de tipo teotihuacano que documentaría la existencia de vínculos con el centro de México y su poderosa metrópoli del período 200 al 600 d.C.: Teotihuacan. El fortalecimiento de las ciudades del Puuc yucateco, así como la posterior aparición de Chichén Itzá en el panorama sociopolítico de la península, significaron cambios en la estructura de poder de Cobá y sus relaciones con otras ciudades importantes, que le habrían obligado a reconformar sus dominios territoriales. La información disponible a la fecha, permite avanzar la hipótesis de que Cobá habría entrado en una larga disputa con Chiché Itzá, de la que ésta última habría resultado finalmente triunfadora al vencer a importantes enclaves cobaeños como Yaxuná.

La visita a este lugar se complementa con el juego de pelota del cual se pueden observar algunas representaciones, así como un basamento ornamentado con representaciones de cráneos humanos y algunas inscripciones jeroglíficas en los peraltes de la escalera. Continuando el recorrido puede llegarse al Grupo Nohoch Mul, en donde se encuentra uno de los edificios más altos de toda el área Maya, conocido precisamente con el nombre de Nohoch Mul ("Gran Montículo" en Maya), que es un enorme basamento de más de 30 metros de altura, sobre el cual se conserva un templo perteneciente a una etapa constructiva posterior, y que produce una altura total de 42 metros.

Por su importancia histórica y la belleza de su entorno natural, Cobá es una visita obligada para cualquier persona interesada en conocer la arqueología de Quintana Roo. La larga caminata que significa visitar todos los conjuntos habilitados a la visita, brinda también la oportunidad de observar una gran variedad de aves y animales de la región, así como las numerosas especies vegetales que conforman el entorno selvático de ésta región. La cuota de acceso es de $20.00 y el horario de visita de 08:00 a 19:00 horas durante el verano y de 07:00 a 18:00 horas durante el invierno, de lunes a domingo.

El sitio cuenta con estacionamiento, sanitarios y un sitio de expedición de boletos. En el entorno inmediato existen diversos establecimientos dedicados a la venta de alimentos ligeros, así como de artesanías de la región. Existe una agrupación de guías certificados locales que ofrecen sus servicios durante las horas de visita.

Kohunlich

El sitio se localiza en un lomerío de corozos (palmas), especie muy característica del sur de la Península de Yucatán, 69 kilómetros al oeste de la ciudad de Chetumal, capital del Estado.

La ciudad prehispánica se localiza en las tierras bajas Mayas del sur, en una zona en la que es posible reconocer la presencia de ciertos vínculos con otras regiones del mundo Maya, particularmente del Petén guatemalteco y Río Bec, en Campeche. Pero Kohunlich no supone simplemente la mezcla de influencias diversas, sino que muestra un estilo propio, tanto en la arquitectura como en la iconografía y la producción de cerámica.

En los años 600 y 900 d.C. Kohunlich se convierte en un enorme asentamiento y cuando se construye la mayor parte de las estructuras que hoy pueden verse, como las de la Plaza de las Estelas, considerada el centro del sitio durante este tiempo, así como los 27 escalones y el Conjunto Pisan, dos complejos residenciales de élite. El crecimiento de la ciudad continúa, sin embargo, cesa la actividad productiva y la población parece dispersarse en el entorno del sitio, reutilizando como vivienda algunos de los antiguos edificios rituales, ya en ruinas, así como las áreas centrales de las antiguas plazas. La presencia de estos pobladores sólo ha podido documentarse a través de ofrendas depositadas sobre el derrumbe de algunos edificios.

Después de la conquista española, la región quedó casi totalmente deshabitada, siendo sólo ocupada por algunos prófugos del dominio colonial. Siglos después, hacia finales del siglo XIX y principios del XX, comenzaron a establecerse diversos campamentos madereros y chicleros.

El sitio está conformado por una serie de conjuntos arquitectónicos de carácter ceremonial y residencial, algunos de los cuales pudieran haber funcionado como barrios o agrupamientos familiares de alto nivel. Actualmente, el recorrido se inicia en el Complejo Residencial asociado a la Acrópolis, donde puede observarse un interesante conjunto de edificios residenciales equipados con banquetas, nichos y diversos elementos asociados a la vida cotidiana.

El edificio de mayor importancia simbólica y ritual es, por supuesto, el Templo de los Mascarones, dentro del grupo de las estructuras de alto rango, también deben incluirse a las de la Plaza de las Estelas (el Palacio de las Estelas, La Gradería y El Rey), al interior de las cuales posiblemente se llevaban a cabo actividades públicas o administrativas. La Acrópolis, otro de los grandes conjuntos del sitio, pertenece igualmente a los edificios residenciales de alto nivel.

En Kohunlich también se han excavado una serie de edificios residenciales, que habrían sido ocupados por la élite gobernante del sitio; los más importantes son los correspondientes a los conjuntos conocidos como los 27 Escalones y Pixa'an, el último de los cuales aún se encuentra en proceso de exploración. En ambos se ha excavado un complejo sistema de palacios y estructuras residenciales, al interior de las cuales fueron enterrados diversos personajes de alto rango.

A lo largo del recorrido, quien visite el sitio podrá conocer una ciudad completa, en la que también es posible observar un complejo sistema de canalización del agua de lluvia hacia la aguada, de aparente construcción artificial. La visita a las diversas estructuras permite, asimismo, reconocer el desarrollo de los estilos arquitectónicos del sitio, desde las "molduras en delantal" tipo Petén del Templo de los Mascarones, hasta las columnas embebidas en los muros que recuerdan a las de la vecina región Río Bec y que pueden apreciarse en un buen número de edificios. El carácter único de estructuras como la Acrópolis, con sus diversas etapas constructivas, y la acabada técnica de mampostería de los palacios, rasgos distintivos de Kohunlich, complementan el recuento arquitectónico que aquí puede hacerse.

La visita a Kohunlich resulta de enorme interés didáctico debido a la enorme variedad de edificios que se conservan dentro del área abierta a la visita. Se ha convertido, al mismo tiempo, un refugio de una importante cantidad de aves, reptiles y mamíferos que han encontrado protección dentro de los límites del sitio. La cuota de acceso es de $20.00 y el horario de visita de 08:00 a 17:00 horas de lunes a domingo.

El sitio cuenta con una unidad de servicios con estacionamiento, sanitarios y un área para la expedición de boletos. En la ciudad de Chetumal pueden contratarse los servicios de guías certificados, que ofrecen sus servicios durante las horas de visita.

Xel-Há

El sitio se encuentra en una de las caletas más importantes de la costa oriental de Quintana Roo, en un área hoy más conocida por la belleza de sus aguas y vida animal, que por la importancia de sus construcciones prehispánicas.

Xel Há está ubicado en un emplazamiento ideal para el desarrollo de actividades portuarias y seguramente fue ampliamente reconocido durante la última parte de la historia prehispánica de esta región. Desafortunadamente se desconoce su nombre original, aunque pudiera estar relacionado con la información que relatan algunas fuentes españolas de su llegada a la península de Yucatán en 1527, donde señalan que iniciaron un recorrido por la costa del actual Quintana Roo y que a menos de media legua (2 km.) de un pequeño pueblo indígena llamado "Xala", había tierra firme y un puerto que parecía-favorable para propósitos de la colonización; los españoles desembarcaron en este sitio, al que Francisco de Montejo llamó Salamanca de Xala. Este nombre, corresponde a la denominación Maya "Xel Há", del xel, pedazo, entrada y ha, agua; es decir "Entrada de Agua", en clara alusión a la geografía del lugar.

El sitio arqueológico se localiza 115 kms. al sur de la Cd. De Cancún y 16 kms. al norte de Tulúm, sobre el lado oeste de la carretera federal 180 Puerto Juárez-Chetumal. No debe confundirse con el Parque Xel Há, cuyo acceso se ubica en el sector este de la carretera antes mencionada.

Es probable que desde estos tiempos tempranos, Xel Há ya haya funcionado como puerto y como el centro de un importante asentamiento posiblemente vinculado don sitios del interior, como Cobá, sitio con el cual habría tenido una relación muy estrecha según algunos investigadores.

Posterior a las primeras incursiones españolas, Xel Há queda parcialmente despoblado, seguramente a consecuencia de que sus habitantes buscaron refugio en las regiones no colonizadas del sur de la península: Antes de mediados del siglo XVI, el sitio ya había sido abandonado por completo.

Principales estructuras: el área abierta a la visita incluye dos conjuntos principales: el grupo de los pájaros, cuya estructura principal es el palacio del mismo nombre y en el que, aunque parcialmente destruidas por la carretera construida en los años setentas, se conservan hermosas pinturas murales en las que destacan las representaciones al fresco de diversas aves de la región, así como un dios Tlaloc de evidente estilo Teotihuacano.
Muy cerca de este edificio se encuentra un conjunto de plataformas bajas conocido como grupo Lothrop, en honor al famoso investigador que estudiara por primera vez la arquitectura posclásica de la costa oriental. Por sus dimensiones y características constructivas, y por tratarse de edificaciones muy poco comunes en la región, puede suponerse que posiblemente se trate de plataformas ceremoniales, como las que tradicionalmente se utilizaban para bailar ritualmente en diversas regiones de Mesoamérica.

Continuando el recorrido pueden verse los edificios conocidos como el palacio y el edificio de las pilastras, que designan a dos amplias construcciones de tipo palaciego, con diversas habitaciones equipadas con banquetas, de clara vocación residencial. La forma final de los edificios es producto de diversas etapas constructivas, aunque la mayor parte de ellos parece corresponder al periodote los años 600 al 1000 d.C.

Un sacbé de 540 metros de longitud une a este sector del sitio con el conocido como grupo jaguar, se trata de cinco edificios construidos sobre una plataforma común, entre los cuales destacan el designado como ”Casa del Jaguar”, que es una típica construcción tipo costa oriental, posiblemente dedicada a ciertas actividades ceremoniales; debe su nombre a la pintura de un jaguar descendente, que seguramente hace alusión al poder sagrado de los gobernantes y su relación con el principal Dios de la divinidad del maíz, en su versión como Dios descendente.
El grupo jaguar se complementa con el edificio de las alfardas, de estilo similar, y en el que aún pueden apreciarse restos de las típicas alfardas serpentinas que caracterizaron a algunos edificios ceremoniales de la época.

Asimismo, es de interés mencionar al hermoso cenote junto al cual se levanta este conjunto, que pertenece a un amplio sistema de corrientes subterráneas que subyacen en una importante porción del área de Xel Há, y que seguramente jugó un importante papel en el desarrollo del ceremonial realizado en este conjunto.
Finalmente, y aunque únicamente ha sido parcialmente explorado, es importante mencionar al “Grupo Muelle”, ubicado muy cerca de la caleta que da nombre al asentamiento, y en el que pueden observarse diversas plataformas de estilo costa oriental, así como una muralla que defendía a estas construcciones de la eventual incursión de enemigos de la ciudad. Es probable que este conjunto de edificios haya estado directamente vinculado a las actividades portuarias y de ayuda a la navegación, que constituyeron el sustento económico del asentamiento en tiempos tardíos.

El sitio de Xel Há es poco conocido por los visitantes debido a que este nombre les remite al centro de diversiones que actualmente ocupa el área de la caleta; al respecto, es importante señalar que la visita a la zona arqueológica es totalmente independiente de la del parque.
La cuota de acceso es de $14.00 y el horario de visita de 08:00 a 17:00 horas de lunes a domingo.

El sitio únicamente cuenta con estacionamiento y un área de expedición de boletos. Algunos guías certificados ofrecen sus servicios durante las horas de visita.

Bacalar

Esta área esta localizada en la parte sur de la Península de Yucatán. Actualmente, se esta abriendo paso aquí al turismo, especialmente a viajeros con mente ecológica que buscan lugares de escape más tranquilos fuera de lugares sobre-explotados con turismo como al norte de la península. Al momento la laguna no ha sido todavía descubierta por turistas. Esta Laguna es conocida por los colores espectaculares de su agua, similares a los del Caribe. Los rangos de los colores cambian de verde esmeralda a azul celeste, y franjas brillantes de turquesa y aguamarina.

Estando protegida de los vientos oceánicos y salados, la Laguna Bacalar provee un sentimiento de apacibilidad, lo que es ideal para nadar, hacer kayaking, snorkeling y otros deportes de agua. La Pesca en esta Laguna es un deporte relajante comparado con la pesca en el océano profundo. Para aquellos que buscan la pesca en el mar profundo, la costa caribeña se encuentra a sólo una hora de distancia. De igual manera a la misma distancia se puede visitar las reservas naturales Sian-k’an y Majahual, las que son puntos de visita de buques turistas.

Puerto Morelos

En una de las regiones más bellas del Caribe mexicano, donde la densa vegetación devora los caminos y cientos de aves cruzan el intenso cielo azul, se encuentra el apacible poblado del Puerto Morelos, en el estado de Quintana Roo.

Para quienes buscan espacios diferentes en donde gozar a plenitud del esplendor de la naturaleza, además de sol y playa, este pequeño puerto es el lugar más apropiado.

Se puede comenzar la jornada del día con una caminata sobre la blanca arena en una solitaria playa de 5 km. donde las cálidas aguas invitan a una zambullida.

A unos cientos de metros de distancia de la costa se observa una línea blanca en el agua, producida por las olas al romper con la parte menos profunda del arrecife, lo que permite que desde este punto hasta la playa se forme una bella alberca natural.

Bajo la luz el atardecer, es perfecto viajar en bicicleta al bello Puerto Morelos por un rústico camino de arena bordeado por el tupido manglar.

Los primeros pobladores llegaron a Puerto Morelos aproximadamente a finales del siglo pasado; el lugar presentaba condiciones idóneas para la construcción de un puerto de embarque que permitiera transportar los principales productos extraídos de la zona: la goma del árbol del chicle y la madera del árbol del tinte. En ese entonces la pesca era una actividad complementaria, ya que sólo se ejercía para obtener alimento. Cuando decayó la actividad forestal los habitantes de Puerto Morelos se dedicaron de lleno a la pesca, la caza y el comercio. Al pasar los años y con el desarrollo de Cancón (a finales de la década de los sesenta), se generó un crecimiento económico y poblacional de la localidad.

En Puerto Morelos, si usted sabe bucear, es casi obligado visitar los arrecifes, que se encuentran aproximadamente a 400 metros de la línea costera y que constituyen un importante elemento turístico que hoy en día es un Parque Nacional.

Desde el momento en que toque el mar, experimentará una singular emoción por encontrarse cerca de un arrecife. Penetrar en ese mundo fascinante, silencioso y colorido, es una gran vivencia que nadie debe perderse. Durante algunas horas en el agua y en diferentes puntos del arrecife, se puede contemplar una gran cantidad de peces, algas, esponjas y corales de formas y colores llamativos.

En el Puerto Morelos existen ambientes marinos de gran importancia, entre los que se incluyen praderas de pastos marinos y arrecifes de coral; frágiles y muy susceptibles a los daños ocasionados por el ser humano, estas áreas poseen un alto valor ecológico ya que son habitadas por miles de especies de plantas, peces e invertebrados, y algunas de ellas utilizan el arrecife como zona de reproducción, alimentación y crianza; además ahí se encuentran algunas especies consideradas como amenazada o sujetas a protección especial, como los corales cuerno de alce y cuerno de venado, y las tortugas caguama, blanca y carey.

Aunque el arrecife fue severamente afectado en 1988 por el huracán Gilberto, actualmente se encuentra en un avanzado estado de recuperación.

Otro lugar que es digno de visitar es el jardín botánico que se encuentra a tan sólo tres kilómetros de Puerto Morelos, sobre la Carretera Cancún- Tulum. Ahí podrá realizar un recorrido observando y admirando la vegetación característica de la zona, así como una importante y muy completa colección de orquídeas, cactáceas y bromelias; en este lugar varios biólogos se han dado a la labor de promover la recuperación y enseñanza de la herbolaria maya.

Por otra parte, Puerto Morelos colinda al norte, al oeste y al sur con impresionantes manglares, los cuales se hayan separados por lagunas que se inundan temporalmente. Una de las características de los mangles es que sus raíces filtran la sal y el excedente es desechado por las hojas, lo que les permite habitar en aguas salinas. Los manglares son también hábitat de muchas especies animales y vegetales, protegen a las comunidades costeras contra tormentas y huracanes, evitan la erosión del suelo y filtran los contaminantes.

Este increíble ecosistema está en condiciones casi vírgenes, y ahí se puede encontrar varias especies de insectos, cangrejos, mamíferos (zorras, mapaches, tejones, osos hormigueros, puerco espín), de reptiles (serpientes, iguanas y caimanes), y de aves (espátulas, garzas, águilas pescadoras, búhos, carpinteros, martín pescador). Mientras que en otros lugares los manglares son destruidos por diversas razones antropogénicas, en Puerto Morelos hay un gran interés de la comunidad por conservarlos, ya que es uno de los pocos lugares de Quintana Roo que aún se encuentra en buenas condiciones.

Si bien los pescadores obtienen la mayor parte de su captura fuera del arrecife, muchos de los recursos pesqueros dependen del bienestar de éste, pues varias especies marinas pasan ahí parte de su ciclo de vida, como la langosta, el caracol y varias especies de peces, como los meros y los pargos. Conscientes de la importancia del arrecife, la comunidad trabajó activamente para la creación del parque nacional con el propósito de asegurar su uso adecuado y su conservación.

Puerto Morelos es además el sitio indicado para admirar muchas de las tradiciones mayas, ya que desde este lugar salen algunos tours ecoturísticos que muestran el modus vivendi de los habitantes de la región. Sin embargo, Puerto Morelos es ideal para meditar o relajarse, ya lo verá, cuando vuelva a la cotidianidad, lo hará con ánimos y fuerza renovada, pero seguro querrá regresar lo más pronto posible a esta increíble puerta de entrada a la tranquilidad.

Este bello lugar se localiza en el estado de Quintana Roo, en el municipio de Benito Juárez, a 21 km. de Cancún por la carretera federal #207, rumbo a Tulúm.

Los meses más calurosos son julio y agosto, con temperaturas medias de 28.9° C y 29.6° C respectivamente. Los meses más fríos son enero y febrero, con temperatura media mensual de 24.5° C.

Isla Contoy

La Isla convoy es una reserva especial de la biosfera y uno de los santuarios de aves más importantes en México. Sus lagunas y pantanos albergan alrededor de 100 especies de aves. Las playas de la isla son áreas de anidación para las tortugas marinas y las aguas profundas del mar son frecuentadas por mantarayas y tiburones ballena.

Contoy tiene una longitud de 8.75 kilómetros, su superficie terrestre que abarca 230 hectáreas y una porción marina de 4,900 hectáreas. Es considerado como uno de los más importantes refugios de aves marinas del Caribe Mexicano. Sus lagunas, manglares y selvas bajas son hogar para 152 especies de aves registradas. En invierno se concentran más de 10,000 aves incluyendo fragatas, cormoranes, pájaros bobo, garzas, pelícanos café y golondrinas marinas.

En el verano, tres especies de tortugas marinas llegan a las playas de Contoy a desovar: la tortuga carey, la blanca y la caguama. La preservación del ecosistema es una importante prioridad en la isla, en las 98 especies de plantas identificadas, entre las que destacan los manglares (que cubren el 70% de la superficie de la isla) se preservan y son el albergue de muchas especies de aves, reptiles, crustáceos y peces.

Las aguas circundantes de Contoy son muy ricas en nutrientes que sirven de alimento al planton, que constituye la base alimenticia de más de 234 especies de peces identificados en la zona, incluyendo los majestuosos tiburones ballena y manta rayas, que se alimentan cerca de sus costas.

En el Arrecife Ixlaché abundan hermosas especies de corales, peces y organismos de gran valor comercial como la langosta espinosa y el caracol rosado.

El número de visitantes al parque está limitado a 200 personas por día. Se puede llegar al lugar en embarcaciones autorizadas partiendo de Cancún, Puerto Juárez o Isla Mujeres. La hora de salida es a las 9 a.m. y el regreso es aproximadamente a las 5 p.m. La travesía dura entre una y dos horas dependiendo del tipo de embarcación, el punto de partida y el estado del tiempo.

La infraestructura del parque en la zona eco turística incluye un muelle, boyas de anclaje, un centro de visitantes con una exhibición museográfica, una torre de observación de 20 metros de altura, dos senderos interpretativos donde se puede apreciar la flora y fauna de la isla, un mirador de observación de aves, dos grandes palapas comedor para los visitantes, y una estación de campo equipada con generadores eólicos y paneles solares.

Después de disfrutar un delicioso Pescado Tikin Xic (especialidad de la gastronomía yucateca), podrá hacer un recorrido a la laguna Puerto Viejo, el sitio de anidación de Pelícano Café más grande de la costa atlántica de México. Esta es una excursión opcional y tiene un costo adicional que se utiliza para apoyar programas de conservación del parque.

Las actividades permitidas en Contoy son el ecoturismo, monitoreo e investigación científica, y dos tipos de pesca comercial, todas ellas supervisadas y reguladas por la dirección del parque.

Una visita a Contoy no puede faltar en la agenda de todo amante de la naturaleza.

Holdbox

Holbox es una pequeña isla perteneciente al estado de Quintana Roo, en la que el misticismo de un pueblo de pescadores prevalece maravillosamente.

La isla tiene una extensión de 40 kilómetros de largo por 2 de ancho, con 34 kilómetros de esplendorosas playas donde las aguas del Golfo de México y el mar Caribe se juntan en tonos azules y verdes que entreveran una multifacética gama de colores turquesa.

Se ubica frente a las costas norte de Quintana Roo en la punta de la península de Yucatán. La isla, a pesar de no contar con servicios como bancos, tiendas establecidas o discotecas, se ha convertido en un punto turístico más del estado de Quintana Roo, surgiendo en un lugar rústico que ofrece paseos en lancha alrededor de sus costas y la Laguna Yalahán, así como otras de sus principales características que son sus hermosos paisajes, sus colonias de aves marinas y los buenos restaurantes donde disfrutará excelentes mariscos.

Para moverse podrá rentar una bicicleta, un carrito de golf, un kayak o una lancha y así recorrer la belleza natural de la isla caribeña; la calidad humana de sus pobladores es reconocida por la amabilidad y buen trato que recibe quien visita la isla de Holbox. Otro atractivo importante de este paraíso tropical, es la Reserva Natural de la Biosfera "Yum Balam" lugar donde entre verdes manglares se pueden ver iguanas, flamingos rosados, pelícanos, rabihorcados, cormoranes y golondrinas de mar, mientras que en las aguas cristalinas, los delfines, barracudas, mantas, tortugas carey e incluso tiburones ballena son avistados con relativa facilidad.

La manera más fácil de accesar a la isla es abordando el barco en el puerto de Chiquila. A solo 20 minutos de la isla.

 

 

 
Reservaciones:
MÉXICO: 01 (612) 175 0860
Desde fuera de México: +52 (612) 175 0860
 
       
  VisiteHotelesDeMexico.com © 2017
Desarrollado por Internet Power®
Versión 5.0.5.1