Visite Hoteles de México
 
Mis Viajes
Mi perfil
Solicitar Factura
 
 
Reservaciones:
MÉXICO: 01 (612) 175 0860
Desde fuera de México: +52 (612) 175 0860
 
 

Hidalgo

Artesanías

El Estado de Hidalgo tiene artesanía originada por sus dos principales grupos indígenas: los huastecos (también llamados Tenek) y los otomíes. Sin embargo, la mezcla e influencia de diferentes tipos de cultura ha permitido que en todo el estado, desde la moderna capital, hasta regiones rurales poco conocidas, esta actividad sea un atractivo turístico que vale la pena conocer.

Huastecos

La Huastecos (o Tenek) habitan la región de La Huasteca, al oriente del estado, dentro de la cuenca del Río Pánuco. Aunque están principalmente en San Luis Potosí, Hidalgo también tiene sus raíces y ejemplos vivos.

Para ejemplo, la creación de su vestimenta típica: las mujeres visten falda corta de color negro; blusa de colores fosforescentes o brillantes; "petob" (turbante de estambres entrelazados con el pelo que varía en tamaño según el municipio de origen); el “quexquemetl” (bordado con punto de cruz e hilos de colores dibujando el árbol de la vida, flores y animales de la región); la talega y el ceñidor. El varón usa calzón y camisa de manta.

La elaboración de canastas de palma trenzadas con liana representa la artesanía más importante de los Tenek. La alfarería es una actividad más ejercida por las mujeres, quienes fabrican ollas, comales, cántaros y vasijas de diversas formas y tamaños, decorados con motivos típicos algunas veces.

También se producen textiles, fibras duras, objetos de palma, sopladores, máscaras y sillas de madera.

En los poblados al norte, existen grupos colindando con San Luis Postosí en constante interacción, que producen alfarería, talabartería, carpintería, ebanistería, florería, cestería, tejidos de malla, carpetas, colchas, manteles, mantillas de hilo fino, sillas de palma y reatas de lazar, joyería de fantasía, morrales, abanicos, petates, bolsas de palma y henequén, además de artesanías domésticas, enredos y huipiles, morrales decorados con flores, motivos vegetales de manta blanca y máscaras de madera.

La variedad de sus materiales y los colores vivos, envolviendo hermosos dibujos, hacen un deleite visual de la artesanía huasteca.

Otomíes

Hidalgo es puente de cruce entre varios estados, pues los asentamientos indígenas como el de los Otomíes, ocupan varios estados del centro al mismo tiempo, de Michoacán a San Luis Potosí.

Aunque los varones, poco a poco, han perdido lo autóctono de su vestimenta y no son precisamente los más activos en el área artesanal, las mujeres laboran sus propias faldas de manta, blusas con encaje de tela floreada y faja, quexquemelt, rebozos y morrales bordados. También son las mujeres, principalmente, las que laboran las artesanías, usando el telar de cintura y otras técnicas. Fabrican servilletas, fajas, quexquemetles, morrales, muñequitas y pulseras.

Las mujeres otomíes están organizadas en una cooperativa, viven para y por la actividad artesanal, llevan a otros estados de la república sus productos y, con gran talento para la venta, han conseguido exportarlos hasta países como Austria e Italia.

Pachuca

En la ciudad de Pachuca, también conocida como “La Bella Airosa” por sus considerables vientos a lo largo, el visitante puede encontrar objetos de fina plata, preciosas artesanías a base de carrizo como flautas, juguetes y jaulas. Cántaros, burritos o candeleros hechos de barro. Piezas trabajadas con gran cuidado como guitarras y laúdes miniatura, marcos para fotografías, cajas y espejos elaboradas con la técnica de incrustación de concha de abulón sobre madera. Fajas, morrales, blusas y sombreros tejidos con hojas de palma, aliñados con vivos colores.

En diciembre, la época navideña, es famoso el mantel tenango. Es un mantel con 2 millones de puntadas de colorido hilo que forma una gran flor de nochebuena. Más que una imitación, es una exaltación de la naturaleza. El costo de esta artesanía, la de mayor renombre en la ciudad y la época, oscila entre los 700 y 900 pesos.

Varios Municipios

De la misma forma en que por regiones se fabrican o laboran las mismas artesanías, por ejemplo, la metalistería hecha en todo el Valle del Mezquital, la Comarca Minera y Zacualtipán, o el tallado de madera, en Sierra Gorda, Sierra de Molango, la Huasteca y el Valle del Mezquital, varios y distintos poblados y municipios por todo el estado tienen alguna característica especial en su actividad artesanal. Aquí un recuento en orden alfabético.

En Acaxochitlán se hacen textiles fabricados en telares rústicos. Actopan produce objetos de piedra labrada y tallada, pirotecnia y textiles bordados y tejidos. El poblado de Alfajayucán crea sombreros de palma, objetos de cerámica y alfarería, filtros de cantera y objetos en cantera y piedra. Huasca de Ocampo ofrece jarros y vajillas de barro rojo, hierro forjado y mobiliario de piedra. Huejutla produce ollas, cántaros, jarros y utensilios para cocina en barro blanco; ayates, bolsas y costales de fibras vegetales; textiles y bordados. En Huichipan se fabrican varios objetos de mármol y de cantera. En Ixmiquilpan se trabaja el ixtle y el carrizo para hacer canastas. También se hacen jarros y utensilios para cocina, huaraches, textiles bordados y pirotecnia, así como instrumentos musicales en miniatura hechos de madera con incrustaciones de concha nácar. Metztitlán labora ollas, cántaros y objetos de cerámica. Molango talabartería y herrería. En Tlahuelompa campanas de bronce de la mejor calidad. Zacualtipán produce calzado y talabartería fina, así como objetos y utensilios de cobre martillado.

Para el interesado, las opciones van y vienen por la entidad, de un uso ornamental y delicado hasta un uso rudo y casero, las artesanías hidalguenses brindan al visitante la oportunidad de aprovecharse.

 

 

 
Reservaciones:
MÉXICO: 01 (612) 175 0860
Desde fuera de México: +52 (612) 175 0860
 
       
  VisiteHotelesDeMexico.com © 2017
Desarrollado por Internet Power®
Versión 5.0.5.1