Visite Hoteles de México
 
Mis Viajes
Mi perfil
Solicitar Factura
 
 
Reservaciones:
MÉXICO: 01 (612) 175 0860
Desde fuera de México: +52 (612) 175 0860
 

Selecciona un Estado:

Seleccione uno de los estados de la lista para ingresar a mas información.

 

Estado de México

Arte y Cultura

El Estado de México se caracteriza por la riqueza cultural que posee, una de las zonas arqueológicas más ricas del país, con el soporte de museos que complementan la información. La historia milenaria, el valor cultural y la belleza manifiesta en las construcciones serán razones fundamentales para interesarse en viajar.

Zonas Arqueológicas

Zona Arqueológica de Teotihuacán

El Estado de México posee uno de los vestigios culturales más famosos del país. Teotihuacan es un lugar místico, con un valor histórico sin igual donde se dan cita el misterio y la belleza. Es recomendable prepararse en el sentido de que el paseo promete dejar cansado al turista, aunque maravillado con el recorrido.

La Calzada de los Muertos es el eje principal de la ciudad, el turista recorrerá 4 km. de norte a sur, contemplando residencias, habitaciones y recintos sacerdotales antiguos, que conectan a otros sitios dentro de la ciudad.

La Ciudadela es un conjunto de basamentos, plataformas y escalinatas de gran belleza y de una simetría que lo hace característico. Existe la hipótesis de que el lugar fue residencia de gobernantes y sacerdotes. Hacia el fondo están los restos del Templo de Quetzalcóatl, decorados con esculturas de cabezas de serpientes emplumadas y la figura de una divinidad misteriosa atribuida a Tláloc, que se presume, es uno de los sitios de mejor decoración en la arqueología mexicana.

La Pirámide del Sol tiene una altura de 64 metros con cinco cuerpos escalonados de talud, se trata de la segunda más grande del país, superada sólo por la Pirámide de Cholula en Puebla, y de la más monumental muestra de la arquitectura teotihuacana, que la convierte en atractivo principal. No se sabe con certeza qué Dios o Diosa fue venerado en el recinto, pero el nombre proviene de su ubicación, ya que se orienta hacia el poniente, señalando el ocaso del sol, posiblemente, una deidad antigua.

La Pirámide de la Luna se halla al extremo norte de la Calzada de los Muertos. La hermana de la Pirámide del Sol está conformada por cuatro cuerpos escalonados en talud, a los que se accede por una antorcha escalinata ubicada en el lado sur. Para rematar la belleza de su diseño, en lo alto cuenta con una gran plaza y un altar central, rodeados por una serie de basamentos piramidales simétricamente dispuestos.

El Templo de los Caracoles Emplumados es, quizá, el edificio más antiguo de las Ruinas de Teotihuacan. Se localiza abajo del Palacio de Quetzalpapalotl y se llega por un pequeño túnel que permaneció por muchos siglos sepultado, sin embargo, está en buenas condiciones. En el Templo, el visitante se sorprenderá al ver estelas decoradas con rosetones y caracoles empotrados en el muro, destaca una plataforma en su parte inferior, decorada magníficamente con pinturas que representan instrumentos musicales en forma de caracol y aves, de los picos de éstas brotan chorros de agua.

El Palacio de los Jaguares posee un amplio patio rodeado de habitaciones en las que aparecen pinturas murales con figuras de jaguares. Se llega al lugar por un pasadizo. Destaca una espectacular pintura donde hay dos felinos con cabezas emplumadas que soplan un caracol, produciendo una nota musical que sin duda, tiene un oculto significado místico, poético, o una combinación de ambos.

Zona Arqueológica Tetzcotzinco

Localizada a sólo 5 km. de Texcoco, es uno de los atractivos culturales más valorados, ya que fue sede de la cultura Acolhua. Según Bernal Díaz de Castillo, en aquella época, al llegar Hernán Cortés a Texcoco, el siglo XVI, se aposentaron en éste lugar que ya tenía ochenta años de haberse construido. El lugar fue mandado hacer por el Rey Poeta Netzahualcóyotl, uno de los más famosos monarcas del México Antiguo.

Los Baños de Nezahualcoyotl fue es una construcción monumental realizada en 1431. Posee pilas, escalinatas, canales y esculturas con un excelente tallado en piedra, complementado con obras de mampostería. El Baño de Xóchitl, esposa del Rey Poeta, contiene una pila circular a la que se accede por una escalinata labrada en piedra. Aquí se encuentra una parte de la escultura de una rana, tótem relacionado con el agua. El Baño del Rey es una pila excavada sobre la roca, en cuyo interior hay una pequeña banqueta, todo con una decoración elegante.

El Trono del Rey es un basamento piramidal que consta de tres cuerpos con una escalinata central, donde destaca una estructura al estilo de la arquitectura azteca, en la que se combinan piedra y mampostería. Desde éste punto se puede continuar al lugar donde se encuentra el conjunto conocido como El Baño de las concubinas, donde hay una pila y una escalinata labrada en la roca. Ésta escalinata conduce a la parte superior del Palacio.

El Palacio del Rey Nezahualcóyotl es conocido más popularmente como Cerrito de los Melones. Se trata de las ruinas en donde se alcanza a vislumbrar las épocas de esplendor y señorío de épocas pasadas. Poseía salas dedicadas a la música, la poesía y la astronomía, y contaba con aulas donde se reunían los sabios, senadores, sacerdotes y jueces. Contaba con 300 recámaras y cinco patios que poseían numerosas plantas y fuentes monolíticas con comida y agua para las aves y otros animales domésticos; salas dedicadas a la reina y sus damas de compañía; salas dedicadas al propio Netzahualcóyotl; tianguis y un patio para el juego de pelota, una zona llamada Tleotlapan (“Tierra de Dios”) y un oratorio en forma de pirámide de nueve pisos.

Zona Arqueológica Huexotla

Huexotla se haya en el municipio de Texcoco. Es un conjunto central de estructuras a partir de la cual se distribuían pequeños núcleos de construcciones y áreas habitacionales de los antiguos pobladores.

Entre las ruinas destaca el Templo Ehécatl – Quetzalcóatl, basamento de lo que fue un templo de forma circular, con un diámetro aproximado de 18 metros.
Por grupos o de forma aislada, algunas ruinas interesantes para el recorrido son La Muralla, La Estancia, La Comunidad, El grupo de Santa Maria, San Marcos y Santiago.

Zona Arqueológica de Malinalco

En la parte poniente del municipio de Malinalco, instaladas a mitad de una montaña sobre una meseta, se hallan antiguas ruinas que fueron asentamiento de la cultura azteca, lo que sin duda, lo hace un importante atractivo en el estado. Por aquí pasaron los guerreros más nobles del reino azteca, los ejércitos de los Guerreros Águila y Jaguar. La construcción se hizo en los siglos XV y XVI bajo órdenes de Ahuítzotl y Moctezuma II.

En la zona arqueológica hay dos pirámides construidas de piedra y recubiertas con una capa de estuco; una amplia estructura rectangular que fungía como plataforma para la Gran Fiesta del Sol, o Netonatiuhzaualiztli, realizada cada 260 días; y un edificio circular de mampostería construido sobre una pequeña plataforma circular.

La Temalaca, o Rueda de Piedra, era un espacio para las guerras prehispánicas. Aquí los guerreros enemigos de las batallas eran hechos prisioneros, se amarraban por la cintura o por un pie dándoles para defenderse sólo un palo. Los contrincantes: los Guerreros Águila o Jaguar luchaban contra ellos con sus habituales armas de guerra.

El Cuauhcali o Casa de Sol es el atractivo principal de la zona. Fue edificado en 1501 en honor a los Guerreros Águila y Tigre, lugar donde éstos se iniciaban y por lo cual abundan esculturas alusivas a éstos animales. La entrada al templo es la lengua bífida que sale de la escultura de una serpiente; adentro, el piso tiene una banqueta que rodea el espacio, en donde se acomodan dos águilas y entre ambas un ocelote; en el centro del recinto hay un agujero redondo donde se cree que se depositaban los corazones de los sacrificados. Se trata de una construcción monolítica única en su tipo en toda la región de Mesoamérica, y comparable sólo con otros monumentos de igual valor en la India y Egipto.

Zona Arqueológica Teotenango

Se localiza a 25 km. al sur de Toluca, en el Cerro Tetépetl, donde los Matlalzincas y Teotenancas edificaron la ciudad aprovechando los desniveles del terreno para formar escalinatas, terrazas, calles y basamentos piramidales, rodeados por una gran muralla. Los monumentos que se hallan datan del año 900 a 1200.

Alrededor del año 750 Teotihuacan comenzó despoblarse paulatinamente. En aquel tiempo, cerca al actual municipio de Teotenango, se hallaba un Ojo de Agua del que hicieron uso para instalar una nueva comunidad. existe la hipótesis de que los primeros habitantes fueron una población Otomí fusionada con Teotihuacanos. En el año 1200, los Matlazincas conquistan el lugar y fortifican la ciudad con una colosal muralla, cuyos restos aún se pueden apreciar.

En la Zona Arqueológica de Teotenango hay más de 40 monumentos arquitectónicos, entre los que destacan: el Temazcal o Baño de Vapor, el espacio para el Juego de Pelota y el Relieve del Jaguar, en el que se dibuja un felino devorando un corazón y una serpiente.

Zona Arqueológica de Huamango

Huamango, significa en lengua náhuatl “Lugar Donde Tallan Madera”. Se localiza dentro del municipio de Acambay, a sólo 5 km. llegando por la Carretera Panamericana. El ingenio de los antiguos habitantes se muestra en que resolvieron las limitaciones del suelo del lugar con nivelaciones artificiales y acondicionamiento de amplias terrazas a distintos niveles.

La ocupación y esplendor de la antigua ciudad ocurrió entre los años 900 y 1300 después de Cristo. Aún es un misterio determinar qué grupo o cómo se llamaba el grupo de pobladores. Aunque se tiene la idea de que fue una comunidad Otomiana, emparentada con los actuales Otomíes.

En el “Conjunto A” de la zona, hay un conjunto que inicia con un basamento de dos cuerpos con escalinata hacia el poniente. Al frente se sitúa un altar situado en el centro de la plaza, rodeada de cimientos de casas habitación que parecieran destinadas a los grupos que ostentaban el poder.

En el “Conjunto B” hay un basamento de tres cuerpos superpuestos con escalinata. Al frente se encuentra un altar de pequeñas dimensiones, alrededor se sitúan varias plataformas de uso habitacional. La arquitectura parece ser de origen otomí, con una gruesa capa de lodo que sellaba perfectamente los techos de las habitaciones, además de vestigios de fogones para preparar alimentos y tener caliente la habitación.

Zona Arqueológica de Tenayuca

Importante centro ceremonial antiguo, que data de los siglos XI y XII bajo el dominio del Imperio Chichimeca, dentro del municipio Tlalnepantla de Baz. Se trata de una pirámide rectangular en su estructura general cuya ornamentación es a base de serpientes, que en su momento eran dedicadas al culto del Sol y la Tierra. Debido a la importancia del lugar, eventualmente se celebran eventos de luz y sonido, además cuenta con un Museo abierto al público.

Zona Arqueológica de Santa Cecilia Acatitlán

Se localiza en las inmediaciones del municipio de Tlalnepantla. El primer nombre de Santa Cecilia fue Acatitlán, que en las lenguas prehispánicas significaba "Carrizal", por la gran cantidad de éstas plantas que crecían en el lugar. En éste lugar existieron dos templos: el principal dedicado a la adoración divina de Huitzilopochtli "Dios de Guerra". El segundo edificado a Tláloc, "Dios de Lluvia". En la parte superior de las pirámides se dejaba el espacio para la ceremonia de sacrificio, famosas imágenes aquellas, en las que morían esclavos y cautivos en honor a estas deidades.

Yacimiento Paleontológico de Tocuila

En la zona lacustre de Texcoco, en San Miguel Tocuela, se halla un Museo In Situ, es decir, Museo de Sitio, donde se muestran los descubrimientos en la propia tierra de las excavaciones, así como la forma en que fueron hallados. Esta interesante exposición llamó la atención desde que en 1996 se descubrieron accidentalmente restos de mamuts y otras especies.

Las investigaciones paleontológicas efectuadas fueron en un espacio de 28 m². La importancia del yacimiento es la gran cantidad de restos óseos recuperados, que suman más de 800 segmentos de distintas especies, entre ellas bisontes, caballos y conejos. Debido a su excepcional extensión de casi 40 hectáreas, es el yacimiento paleontológico de su época más grande que se conoce en todo el continente americano.

Museos

Centro Cultural Regional de Texcoco

Éste es un bello edificio de estilo churrigueresco que data del siglo XVII, con su fachada representativa de la época colonial, es el único edificio que existe en Texcoco de esa época. Originalmente formó parte del Convento de la Orden de San Juan de Dios. Aquí se aprobó la Primera Constitución del Estado de México, por ése motivo se le llama también Casa del Constituyente.

El inmueble posee una historia interesante, ya que ha pasado por diferentes usos. Desde principios de siglo XX fue sede de diversos sitios: una castañeda, morgue, miscelánea,la primera secundaria que hubo en Texcoco, bodega de los Tapetes Luxor y casa habitación; hasta que el Gobierno Estatal la adquiere para instituirla como Casa del Constituyente y, al fin, como la actual Casa de Cultura.

Actualmente sirve como una exposición en vivo de su propia arquitectura y las pinturas que posee. En los corredores del patio Central se puede apreciar un conjunto de murales de José Marín, llamado "Presencia de Texcoco en la Historia", hechos en 1978. La Casa de la Cultura es también espacio para impartir talleres culturales y organizar eventos artísticos y culturales.

Museo del Sitio

San Juan Teotihuacan cuenta con un recinto donde se exhiben vestigios de cerámica, esculturas de deidades de piedra y de barro, pintura mural, códices, así como objetos ceremoniales y utilitarios encontrados en las inmediaciones, que permiten conocer las formas de vida religiosa, política y social de los antiguos habitantes de esta ciudad. Aquí puede apreciarse una maqueta de toda la Zona Arqueológica de Teotihuacan. La historia de los antiguos aztecas está atrapada en éste interesante lugar cargado con la magia del pasado.

Museo de Bellas Artes

Se localiza en el Centro Histórico de Toluca, a 60 km. de la ciudad de México. Bella construcción de estilo neoclásico con elementos barrocos, edificado por la Cédula Real en 1697, originalmente para funcionar como Convento de la Orden de los Carmelitas Descalzos, de la Concepción de San José de Toluca. En los años de servicio llegó a funcionar como Escuela de Moral y después como Hospital. Es en 1945 cuando se convierte en museo, hospedando en su interior pinturas y esculturas de los siglos XVI al XIX.

En la Sección de Arte Colonial se pueden admirar obras de los siglos XVII y XVIII, destacando el arte barroco de artistas como José Juárez, Cristóbal de Villalpando, Miguel Cabrera y José de Vivar, también se exhibe arte funerario del siglo XVIII. En Arte Neoclásico se muestran obras de algunos artistas mexiquenses como José María Velasco y Felipe S. Gutiérrez. En la Sección de Arte Moderno están las obras de Carlos Mérida, Pedro y Rafael Coronel, Manuel Rodríguez Lozano y Francisco Goitia, entre otros.

Centro Cultural Mexiquense

Espacio cultural situado en Toluca, donde además de una gran Biblioteca, el turista podrá entrar a las salas de los diversos museos: Museo de Arte Moderno, el de Antropología e Historia y el de Culturas Populares. En los diferentes recintos hay exposiciones temporales y permanentes, donde la cultura, la historia y el arte se dan cita, dotando al visitante de una bonita experiencia.

Museo Felipe S. Gutiérrez y Museo José María Velasco

En la Ciudad de Toluca, existen dos museos dedicados exclusivamente a dos de sus artistas plásticos más reconocidos. Felipe S. Gutiérrez es uno de los mejores pintores de estilo realista, y José María Velasco fue un excelente paisajista mexicano. Al visitar la capital del estado es recomendable visitar sus respectivos museos y contemplar las obras de los más dignos artistas toluqueños.

Museo de Sor Juana Inés de la Cruz

Dentro del Parque Navidad, en el municipio de Amecameca, se encuentra un sitio indispensable para todos los amantes de la literatura mexicana. Éste museo corresponde a la capilla y las habitaciones donde vivió Sor Juana Inés de la Cruz, destaca mujer no sólo de México, sino de toda Latinoamérica, que criticó duramente el machismo y la instaló como una mujer moderna en una época antigua. El turista podrá pasear por sus espléndidos jardines y la amplía belleza del paisaje con los volcanes que alcanzan a verse desde el lugar.

Museo Internacional de los Volcanes

En Amecameca, dentro del Parque Navidad, se haya un recinto cultural dedicado a los volcanes a nivel mundial. No podía ser de otra manera, ya que ésta región está salpicada con más de 2 mil cráteres volcánicos. Equipado con una moderna museografía didáctica, desde los pequeños de la casa hasta los padres de familia podrán maravillarse con su espectacular colección de material y explicaciones.

Danza

Debido a la fusión con la cultura española durante el periodo de La Conquista, la riqueza de sus danzas se ve impregnada de los orígenes indígenas con reminiscencias de la cultura europea. La más representativa del estado es la Danza de los Concheros, aunque existen bastantes, entre otras: Moros y Cristianos, Doce Pares de Francia, Morisma, Santiagos, Danza de los Arrieros, La Danza de los Vaqueros, Danza de la Pluma Matlatzinca y la Danza de los Arcos.

 

 

 
Reservaciones:
MÉXICO: 01 (612) 175 0860
Desde fuera de México: +52 (612) 175 0860
 
       
  VisiteHotelesDeMexico.com © 2017
Desarrollado por Internet Power®
Versión 5.0.5.1